7 Formas de Organizar Tu Día para Tener Éxito

No, no te asustes. No vamos a empezar diciéndote que te levantes más temprano. Creemos firmemente en la bio individualidad. Esta es la idea de que todos somos únicos: al igual que algunas personas no pueden tolerar el gluten y otras sí, hay personas madrugadoras y otras son búhos nocturnos. Ninguna de las dos cosas está mal, simplemente son diferentes.

Así que sí, al igual que nuestras medidas de éxito son diferentes, la forma en que estructuramos nuestros días para el éxito también variará. Sin embargo, hay algunas cosas en común.

Para tener un punto de partida, acordemos que el éxito es aparecer en tu vida (carrera, relaciones, actividad física, etc.) de la manera más biológicamente efectiva posible (es decir, que estés sano en todo el sentido de la palabra).

Entonces, ¿cómo organizarías tu día para tener éxito? Aquí tienes siete maneras de hacerlo:

1. Trata de Despertar Sin Alarmas, (si es posible) (véase también el punto 7).

Despertarte con una alarma es una forma segura de sentirte como si fueras a las carreras a primera hora de la mañana. En lugar de eso, aprende cuántas horas de sueño necesitas por naturaleza. Luego, trata de conseguirlas cada noche.

Despertarse de forma natural evita la afluencia de sustancias químicas de lucha o huida que corren por tus venas: ¡nadie necesita ese tipo de estrés al comienzo del día! El estrés crónico puede causar todo tipo de estragos en tu cuerpo, iniciando una cascada de resultados de mala salud.

2. Empieza el Día con un “Tiempo para Mí” sin Pantallas

En el momento en que revisas tu correo electrónico o las redes sociales, estás dando a otros el poder sobre cómo pasas tu tiempo. Casi siempre habrá un correo electrónico que no puede esperar o una publicación reciente. Antes de que te des cuenta, estás absorbido y malgastando tu tiempo.

En lugar de echar mano inmediatamente de un dispositivo, considera la posibilidad de empezar una nueva práctica que puede llevar tan solo 5 o 10 minutos (o menos) o tanto tiempo como creas necesario para ello: respiración, meditación, atención plena, gratitud, escribir un diario, etc…

La web está llena de recursos para ello, pero no los busques a primera hora de la mañana. ¿Eres madrugador? Aprovecha este regalo de tiempo para hacer ejercicio, preparar la comida, leer, etc.

3. Crea Bloques de Tiempo (véase también el punto 5).

Por mucho que creamos que podemos hacer varias cosas a la vez, los estudios demuestran que en realidad no podemos. El “cambio de tareas” -lo que realmente hacemos cuando creemos que estamos haciendo varias cosas a la vez- puede costarnos hasta un 40 por ciento de nuestra productividad.

La solución: bloquea tiempos específicos en tu agenda para las tareas que requieren toda tu atención. Durante esos momentos, cierra todas las demás pestañas y desactiva todas las notificaciones, ¡y nos referimos a todas!. La agenda de Sheldry Saez es la herramienta de éxito para lograr tus metas y ayudarte a organizar tus tiempos de mejor manera.

Entre estos bloques y no antes, tómate un descanso para revisar el correo electrónico, hacer algunas llamadas… ocúpate de algunas tareas menores. Pon un temporizador que indique que tu próximo bloque productivo va a empezar.

organizar día a día

4. Programa Tus Entrenamientos y Comidas

Parece que tenemos tiempo para todo menos para lo que realmente nos nutre: alimentar bien nuestro cuerpo y moverlo regularmente. Cuando dices: “No tengo tiempo para…” lo que en realidad quieres decir es: “No priorizo…”.

Pero, en serio, todo se reduce a esto: si no cancelas tu trabajo, las necesidades de tus clientes, las de tu pareja o las de tus hijos, ¿por qué ibas a cancelarte a ti mismo?

El autocuidado significativo es ponerse primero la máscara de oxígeno para poder ayudar a los que dependen de ti. Organiza tu día y pon esos bloques en tu agenda. Trátalos como citas inamovibles contigo mismo.

5. Realiza Varias Tareas a la Vez… Intencionadamente (véase también el punto 3).

Sí, ya sé que te dije que no hicieras multitarea. Ahora te digo que está bien si lo haces intencionadamente. ¿Qué significa eso?

Por ejemplo, en nutrición se habla mucho de los alimentos primarios: todas las demás cosas de nuestra vida que nos nutren (o no) además de lo que nos llevamos a la boca. Piensa en tus sueños, la carrera, la práctica espiritual, la actividad física, el tiempo en la naturaleza, etc.

La multitarea que alentamos es del tipo que nos ayudara a nutrirnos en el nivel primario, NO del tipo que trata de manejar un número asombroso de tareas que hacen que tu agenda sea tan abrumadora.

¿Qué Aspecto Tiene Esto?

  • ¿Necesitas pasar tiempo de calidad con los miembros de tu familia? En lugar de añadir una salida (con toda la planificación, preparación y creación de consenso que requiere), combínala con otra área que necesite algo de atención: haz sugerencias sobre las comidas de la semana, hagan la compra juntos, preparen algo de comida, etc…
  • ¿Echas de menos el tiempo con tus amigas? Combínalo con un entrenamiento o, mejor aún, con un paseo por la naturaleza.
  • ¿Estás desesperada por preparar la comida de la semana? Invita a unas cuantas amigas a cocinar para que todas puedan tener sus viandas para la semana. (Puede que haya vino de por medio…)
  • ¿La casa se siente como una zona de guerra, pero prefieres leer? Limpia mientras escuchas un audiolibro.
  • ¿Las limitaciones de tiempo te hacen elegir entre hacer ejercicio y tu práctica espiritual? Da un paseo por la naturaleza o practica la meditación a pie.

como organizar mi vida dia a dia

6. Haz un Plan para Mañana

No tienes que organizar tu día al minuto (aunque eso funciona para algunas personas). En su lugar, anota de 1 a 3 grandes tareas para hacer mañana y priorízalas una vez que hayas terminado con tu “tiempo para mí”.

¿Son las tareas poco apetecibles? Brian Tracy ha escrito sobre este concepto en su libro “¡Come esa Rana! 21 Great Ways to Stop Procrastinating and Get More Done in Less Time”. Llama “ranas” a las tareas que más nos intimidan (y que, por tanto, aplazamos).

Su recomendación: empezar el trabajo -no sólo el día- “comiendo una rana”. Si todas las ranas parecen grandes y feas, cómete primero la más grande y fea para tener un mayor éxito al final del día.

7. Acuéstate a Tiempo para Dormir lo que Necesitas (ver nº 1).

Una vez que sepas cuántas horas de sueño necesitas, organiza tu día y averigua a qué hora tienes que irte a la cama. Asegúrate de terminar el día como lo empezaste: SIN pantallas durante al menos 30 minutos antes de acostarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *